18 consejos para un futuro mejor

la mejor edad para emprender

La mayoría de gente que conozco diría que su vida ha llegado al punto en el que está por un conjunto de circunstancias. Pocos, poquísimos, dicen que decidieron la trayectoria. ¡Es normal! Por eso en el artículo de hoy te voy a invitar a hacer una reflexión sobre dónde quieres llevar tu vida, tu negocio y tu proyecto de aquí a unos años. Porque si no sabemos cuál es la definición de éxito será muy difícil que acertemos con las decisiones que tomamos por el camino.

Aun así, a menudo la pregunta que me hacen es:

¿Cómo podemos visualizar nuestro futuro, cuando todo parece tan incierto?

Mi respuesta es ésta:

“No pienses en qué quieres tener o dónde quieres estar
en el futuro – sino piensa en quién quieres ser.”

llave del exito

Quién vas a ser en el futuro depende de qué haces HOY.
Y aquí tienes 18 cosas que puedes hacer HOY que tu yo del futuro te agradecerá.
Coge esta lista y pasa a la acción, y verás cómo los planetas empiezan a alinearse para ti.

¡A por todas!

1. Comprométete a invertir en ti mismo.

Te mereces conseguir lo que quieres, pero la realidad es que otros no invertirán en ti si piensan o ven que tú no inviertes en ti mismo. Nunca pienses que eres demasiado mayor como para aprender cosas nuevas, hacer cambios, o tomar decisiones.

2. Decide quién eres en base a tus valores, no en base a tu carrera profesional. 

No es curioso que nos describamos a nosotros mismos como: Yo soy médico, yo soy asesor,yo soy carpintero. ¡Eso es lo que haces, no lo que eres! Piensa esto: Los estudios demuestran que las personas que tienen creencias y valores fuertes son más felices, y llevan su vida en una dirección que les satisface.

3. Decide ser esa persona cada día.

Sé la mejor persona que puedes, según tus propios valores. Si pinchas en alguno, entiende que es un área en la que tienes que aprender

4. Decide quién quieres ser en el futuro.

visionSI hay algo en tu vida que no te satisface, piensa en cambiar. Muchos de nosotros podemos sentir que tenemos que seguir una línea que decidimos hace tiempo. Ya hemos invertido tanto en ella, ¿no sería una locura empezar de cero otra vez? Bueno, también es una locura seguir día tras día con esa sensación de insatisfacción. Haz el cambio.

5. Escribe tu definición del éxito.

Olvídate de los clichés que dicen que el éxito es ser dueño de un yate y vestir ropa de marca. El éxito debe ser definido por tus propias ideas. Escribe tu propia definición, algo que resuene contigo y te estimule.

6. Toma decisiones conscientes de cómo quieres que te afecten las circunstancias. 

La clave está siempre en ser CONSCIENTE. Recuerda que nadie puede hacerte sentir bien o mal si tu no le dejas.

7. Mira hacia el futuro, no intentes cambiar el pasado.

35509_10151327171192911_2119458859_nNo cometas el error de conducir tu vida mirando en el espejo retrovisor, pendiente de lo que queda atrás.

8. ¡Nunca dejes de aprender! 

No hablo de memorizar una lista de fechas históricas para vomitarlo en un examen. Hablo de aprender la información y habilidades que te ayuden a obtener lo que quieres HOY. Escribe en qué áreas del conocimiento quieres crecer.

9. No pospongas los cambios.

Entiende que cambiar es duro y da miedo, pero no dudes que es positivo.

10. Libérate del desorden en tu vida.

Hablo de los proyectos inacabados, las comunicaciones que quedaron a medias, las lamentaciones del pasado. Paga facturas pendientes, llama a tu madre, limpia tus armarios.

11.No hagas algo que tu intuición rechace.

Hay veces que buscamos soluciones de compromiso, y cedemos algunas cosas. Pero otras veces nos doblegamos ante la presión y hacemos cosas que van en contra de nuestros valores. No compensa, y tiene un precio alto.

12. Crea buenos hábitos.

Son las cosas que hacemos de forma repetida las que nos traen mejores resultados.

13. Focaliza lo importante y deja pasar oportunidades que no te interesan. 

No todas las ideas que tienes tú o tienen otros para ti te convienen. Valora las oportunidades antes de decidir impulsivamente cambiar tu rumbo.

14. Aprende a conectar con otras personas.382176_465488246856383_656421631_n

Busca siempre los puntos en común, SIEMPRE hay algo.

15. Mejora tus habilidades de comunicación.

El 85% de las dificultades que sientes son por malos entendidos y mala comunicación.

16. No aceptes tener una mentalidad de escasez.

Nunca dejes que otros te convenzan que para tener una cosa tienes que renunciar a otra. Es mentira. Puedes comerte el pastel y guardarlo para luego… solo tienes que hacer uno nuevo. Hay multitud de oportunidades para aquellos que las buscan. La falta de dinero o de tiempo NUNCA debería ser tu excusa.

17. Busca oportunidades para ayudar a otros cada día.

Este es el gran secreto del universo: es cuando contribuimos que realmente nos sentimos completos.

18. Deja que otros te ayuden a ti.

Suficiente soledad hay hoy en el primer mundo como para que rechacemos las manos que otros nos extienden.

 

Y ahora, es tu turno:

NECESITO TU AYUDA PARA ENTENDER mejor por qué tantas PYMEs y autónomos lo están pasando mal y aun así tienen tanto miedo al cambio. Una y otra vez me encuentro con empresarios que dicen que quieren mejorar y quieren aprender, y aun así no dan el paso.

¿Por qué crees que nos es tan difícil tomar riesgos, salir fuera de la zona de confort, invertir en nosotros mismos, hacer las cosas de forma diferente, realizar cambios?

¡Me interesa MUCHO tu respuesta!

Como AGRADECIMIENTO a tu comentario te enviaré un video de la serie Secretos de Negociación – grabado en La Fórmula de Ventas. ¡Mil gracias!

 

The following two tabs change content below.
Isabel es autora de este blog y experta en formación de marketing y ventas para PYMEs y autónomos. Si quieres hacer crecer tu negocio y convertir tu pasión en ingresos, este sitio es para ti. ¡No dudes en suscribirte para recibir contenidos exclusivos!

Latest posts by Isabel Anthony Torres (see all)

Comments

  1. says

    Creo que el día a día nos absorbe y nos ponemos la excusa de no romper con todo y volver a empezar, porque habría un tiempo de impás que nos dejaría fuera de juego durante un tiempo, y eso no nos lo podemos permitir.

    Hay que desaprender y volver a introducir hábitos nuevos que cuestan, y asustan porque no conoces los resultados.

    Y si me equivoco otra vez?

    • says

      Hola Anna,

      Cierto. Nos sumergimos en el día a día, al igual que las avestruces entierran la cabeza cuando sienten peligro, o los niños se esconden debajo de la sábana cuando tienen miedo.

      El cambio es una actitud valiente y necesaria, y hay que entrenarla. Deberíamos de plantearnos cambios regulares para ir viendo el cambio como algo normal.

      De hecho, es así, desde que nacemos no paramos de cambiar.

      Por otro lado, hay que entender los errores desde su lado positivo. Son uno de los atajos más potentes a la hora de aprender.

      ¿Compartes mi opinión?

  2. says

    Mi lema es la Renovación constante.
    Cada dia hago algo que me hace salir de mi zona de confort.
    Pienso que lo que nos impide salir de la zona de confort, a veces, es el miedo al cambio porque la rutina da seguridad.

  3. says

    Tu artículo resume muy bien el porqué nos da miedo el cambio. Hay un refrán que dice ” más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer”.

    Creo que no somos lo suficientemente creativos, nos da miedo equivocarnos por miedo al rechazo y nos contagia la apatia del entorno.

    Y acabo de poner en práctica uno de tus consejos: nunca antes había escrito mi opinión publicamente acerca de ningun tema y este me parece muy importante.

    La crisis no se resolverá si esperamos que vuelvan las rutinas de trabajo anteriores, tenemos que atrevernos a hacer cosas nuevas.

  4. says

    Personalmente creo que, basicamente, lo que nos impide los cambios es la resistencia a salir de la zona de confort, es el miedo a lo que nos pueda pasar, a la incertidumbre, que si se puede cambiar en un pensamiento positivo dado que desconocemos que “hay” puede ser bueno o malo.

    Creo que ese miedo viene arraigado de nuestra infancia y de una costumbre muy arraigada en nuestro pais; el mismo refranero nos lo recuerda constantemente: “mas vale pajaro en mano que ciento volando”.

    Es lo que yo denomino, la resistencia al cambio, la capacidad de resisitir todo lo posible para seguir como estabamos, que puede ser malo, antes que arriesgarse a estar peor..

    • says

      Hola Carles,

      Me parece muy acertado tu comentario. Nos enseñan a ser “prudentes” desde pequeños, con la intención de poder controlar el futuro, pero, ¿realmente podemos tener certidumbre?

  5. Josu Sarra says

    Hola Isabel,

    Me han parecido muy profundos los 18 puntos que has anotado. Es hora de pararse y reflexionar. La vida que llevamos corre muy deprisa y hemos perdido la costumbre de reflexión, pero hay que recuperarla.

    Antiguamente no había tantos entretenimientos ni distracciones y las personas estaban más enfocadas.

    Es verdad que muchos empresarios tiene miedo al cambio, a lo nuevo, porque se sienten inseguros. Debe ser la propia naturaleza del ser humano. La pirámide de Maslow así lo decia.

    Pero en la vida hay que echarle coraje, como los espartanos contra los persas.

    Un saludo y gracias por tu blog.

  6. says

    Hay dos puntos que me han llamado la atención y son para mi causas importantes. Los hábitos adquiridos, que en ocasiones no modificamos tanto para que sean buenos hábitos y salir de la zona de confort que siempre se le tiene miedo.

    Hay que dedicar un tiempo cada día para ir “puliendo” estos comportamientos que nos frenan.

    Muchas gracias por el artículo, como siempre.

    Saludos y suerte a todos!!

  7. says

    ¿por qué no cambiamos y salimos de la zona de confort a pesar de estar hundiéndonos? Porque el miedo nos puede y aplicamos el refrán:

    ¡más vale malo conocido que bueno por conocer!

    Yo me quito ese miedo diciendo:

    ¡con esta mentalidad conservadora, no hubiésemos pasado de la edad de las cavernas!

    Así que toca arriesgar, con cabeza, “of course” y buscar ese océano azul que hay por ahí.

  8. Montse Rovira says

    La respuesta es MIEDO.

    Incluso ante “la buena idea” para ese cambio, nos buscamos mil excusas:

    -Me falta tiempo; los compromisos actuales me absorben demasiado…
    -Me faltan conocimientos
    -Me faltan medios
    … … …

    Muchas gracias por tan sabios consejos

    • says

      ¡Excelente aportación Montse!

      La buena noticia es que ese MIEDO ¡no existe como tal! Es solamente algo que ha creado nuestra mente y, por lo tanto, podemos desmontar.

      Gracias por tus comentarios.

  9. Dolors Clotet says

    ¡Muy interesante el artículo!

    Importante: seguir tus propios valores y principios, y no alejarte de éstos.

    Importante: la colaboración / ayuda / cooperación con otras personas y/o profesionales es muy gratificante.

    Importante: el tiempo corre!!!!!, debemos aprender a utilizarlo en aquello que realmente nos importa.

    Es realmente complicado alejarse de la zona de confort; nos pueden los miedos, la incertidumbre, el que dirán, el “y si no me va bien….”; “y si no soy capaz….”, etc.

    Llevamos impresa en nuestro ADN (educación, familia, convicciones…..) una carga importante que no siempre es fácil deshacerse de ella y atreverse a dar un giro a nuestras vidas.

  10. says

    Creo que nos cuesta salir de la zona de confort y tomar la iniciativa, porque durante años (diría que toda la escuela primaria y secundaria, incluso en la universidad) nos inculcan que los mejores alumnos son los que no se mueven de su asiento, hacen lo que les dicen, rápido y sin protestas ni preguntas.

    Los niños que no cumplen con las normas son castigados. Los niños que preguntan lo que les llama la atención, si no está dentro del guión de la clase, molestan.

    Por tanto si estamos quietos, no preguntamos, no nos interrelacionamos durante toda esa larga etapa, somo los mejores alumnos del colegio, y creemos que seremos los mejores profesionales en el futuro.

    Luego en la vida real, vemos que estas normas inculcadas a fuego, son prácticamente para tirar y empezar de nuevo. Los que menos se interrelacionan en un trabajo serán los que “pringuen”, y los “alumnos más populares” van de escritorio en escritorio y de despacho en despacho, haciendo RRPP, porque fueron desobedientes en la escuela y saben cómo relacionarse, lo pasan bomba sin dar palo al agua..

    Durante muchos años esto podía frustrar más o menos a alguien en sus trabajos. Pero la actual realidad hace más notoria la carencia de recursos valiosos, en algunas personas.

    Ahora nos piden que reestructuremos la mente para pasar a ser “emprendedores”, tenemos que aprender todo otra vez. Es lógico que haya muchas carencias, no fuimos educados para destacar en algo, sino para trabajar para otro (algún alumno rebelde).

    Los que fuimos tocados por la varita mágica de la crisis al principio de la misma y en mi caso lo veo como algo positivo , porque puede empezar a derribar mis límites antes, llevamos algunos puntos de los 18 de la lista adelantados.

    A mi me quedan pendientes algunos como 9, 10, 11, 13, 16, hoy al verlos escritos, sé que tengo que trabajar mucho más duro para superarlos.. Empiezo ya!

    Un abrazo!

    • says

      Andrea, creo que estásmuy acertada, lo veo como tú. Son muchas las razones que nos dificultan salir de la Zona de Confort.

      Pero sólamente saliendo la Zona de Confort conseguiremos el éxito.

      No valen las excusas, la falta de tiempo, el agobio que produce tener que aprender cosas nuevas, la edad, el exceso de información que te obliga cada día a elegir.

      Hay que seguir adelante, pedir ayuda y ayudar.

      Empezar con lo que se tiene.

  11. Rosa Bassols says

    Hola Isabel,

    Creo que nos resistimos al cambio porque es más cómodo seguir como estamos. No practicamos la política del esfuerzo, porque las cosas ya funcionan más o menos, y si no funcionan es culpa de “la crisis “, que algún día se acabará y todo volverá a funcionar. Pero según mi punto de vista es ahora que las cosas están mal cuando hemos de cambiar más y prepararnos para el despegue cuando se acabe la crisis.

    Se acabará antes para cada uno de nosotros si trabajamos y nos esforzamos para que asi sea.

    Gracias por tu blog.

  12. says

    Hola Isabel,

    Todo cambió cuando descubrí que el problema estaba en ser prisionero de la zona de confort.

    Comparto los 18 puntos y los aplico en mi vida diaria con excepción del 10 que se me resiste pero conseguiré dominarlo, es sólo cuestión de tiempo.

    Muchos empresarios no tienen una visión ámplia, sino reducida a su zona de confort. Hace tan solo 30 o 40 años la vida de una persona era conseguir un trabajo donde aspiraba a pasar el resto de su vida y los más valientes iniciaban un negocio que haría lo mismo una y otra vez.

    Entonces nadie se planteaba cambios de ningún tipo de ahí la frase:
    “Si siempre lo hemos hecho así y nos ha ido bien”.

    Las personas buscaban zonas de confort donde entraban y no salían hasta el fin de sus días.

    Ahora las cosas han cambiado debemos estar en constante formación, innovación, desarrollo y riesgo, y eso a muchos se les hace incomodo.

    Volviendo al inicio de mi comentario es como estar preso de tu zona de confort, pero con una salvedad que la puerta de la celda está abierta y sólo depende de nosotros salir de ella y ver lo que hay fuera, pero lamentablemente son muchos los que prefieren quedarse dentro, lamentandose de sus desgracias, en lugar de salir fuera y disfrutar de la inmensidad del Universo donde hay de todo en abundancia para todos.

    Os invito a leer el libro “QUIEN SE HA LLEVADO MI QUESO” de Spencer Johnson una lectura corta, divertida y amena donde se plásma la reflexión que acabo de hacer.

    Ëxito para todos, eso sí haciendo cosas nuevas, ahora toca aplicar la frase “renovarse o morir” que está más acorde con los tiempos que corren.

    Saludos.

  13. says

    Pienso que la respuesta es MIEDO, pero pienso que la respuesta correcta es “EDUCADOS EN EL MIEDO”.

    Estamos en una sociedad conservadora, donde la estabilidad lo es todo. Desde pequeños nos educamos en la frase “Hay que asegurar el futuro”, hay que tener un trabajo estable, hay que tener una pareja estable, hay que tener una vida estable, en general.

    Todas estas cuestiones nos condicionan profundamente. Yo estoy especialmente preocupado con las nuevas generaciones, que están educadas en esta filosofía y el mundo va en la dirección completamente opuesta.

    Necesitamos a gente imaginativa, flexible, emprendedora, que se puedan equivocar, que puedan aprender SIN MIEDO.

  14. says

    ¿Por qué crees que nos es tan difícil … invertir en nosotros mismos?

    Somos muchos los que creemos en la formación contínua, pero son muchos más los que NO invierten en si mismos. Posibles causas:

    – No incorporan a su ideario una de las palabras que tú has utilizado: Inversión; considerando la formación como un costo y/o pérdida de tiempo y no, precisamente, como una inversión que aumenta su propio valor y, en consecuencia, el de su empresa.

    Incluso en personas que trabajan por cuenta ajena he oído aquello de “si quieren que aprenda algo más que me lo paguen” sin darse cuenta de que esa actitud los deja fuera del mercado a corto plazo ¡que ya no hay trabajos para toda la vida!, hay que demostrar cada día por qué deben seguir contando con nosotros, independientemente de que trabajemos por cuenta propia o ajena.

    – Carecen de una cultura del esfuerzo: “yo ya estudié en su día”

    – Y, aunque ya sé que puede levantar polémica, el motivo real no es nunca el coste económico de la formación.

    Lo siento, yo llevo 24 años trabajando por mi cuenta y siempre hay de dónde sacarlo (eliminas el café fuera de casa, o el periódico deportivo, el tabaco, te llevas la fiambrera o no sales el fin de semana, … cada uno que analice sus gastos).

    Sobretodo porque para las pymes y autónomos la formación contínua es requisito imprescindible para sobrevivir (en realidad lo es para todos, tal y como he dicho antes, más allá de nuestra condición de asalariados o empresarios).

    • says

      Sergio, estoy de acuerdo contigo, la formación es algo absolutamente necesaria para todos.

      La velocidad a la que circulan las novedades de todo tipo, hacen que quedes en el pasado en cuestión de nada..

      Este mal es otro proveniente de las épocas de vacas gordas, como mencionabas. Yo ya me las sé todas: “si quieren que haga un curso que me lo paguen”, “que me lo den en mi horario de trabajo”, etc…

      Ahora más quisieras que te den un curso…

      En el caso de personas que optan por el pensamiento: “yo ya no puedo aprender nada”, deberían saber que eso es totalmente falso. Siempre podemos aprender más..

      Lo que está claro es que en esta nueva realidad, si no estás dispuesto a aprender no podrás prácticamente hacer nada…

      Firmado: Una eterna aprendedora

  15. says

    Puro miedo. Creo que en nuestra educación hay un problema. Desde niños no nos enseñan a arriesgar y a querer hacer cosas nuevas, a asumir riesgos.

    El miedo nos atenaza y creo que no nos deja ver que hay posibilidades de vida más gratificantes que las que realmente vivimos.

  16. Julio Llort says

    Hola a todos,

    Nuestro miedo a los cambios creo que proviene de la cantidad de NOS que nuestra mente ha ido almacenando en el transcurso de nuestra vida.

    Llevándonos a la triste realidad de que un cambio, aunque sea para nuestro bien nos da miedo realizarlo.

    Saludos
    Julio

  17. Carmen Aragón says

    Cierto, Isabel:

    Nos da pereza y pavor ponernos a pensar en presente y futuro próximo: ¿quién soy en realidad?, ¿qué quiero hacer para sentirme satisfecho con mi vida diaria? (valores, acciones individuales y con otros,…). Y aún nos aterra más ponerlo en práctica, empezando de cero a veces, invirtiendo en formación, en descanso y ocio.

    Miedo, no sólo a equivocarnos y fracasar en nuestra vida laboral (o a reconocer que así nos estamos sintiendo actualmente) sino, sobre todo, a la incomprensión y al rechazo de los que nos rodean y a sentirnos aún más solos.

    ¿Cómo podemos ser tan olvidadizos? Si estamos aquí y ahora -y no somos mendigos ni estamos solos- es gracias a nuestro esfuerzo, a las decisiones tomadas (unas acertadas y otras menos) y sin duda al apoyo de otros. !Volvamos a creer en nuestras ideas, capacidades, valores y energías y en las de los que nos rodean y vamos a atrevernos a romper las lanzas que hagan falta y sacar adelante nuestros proyectos!

    Este es el reto, y ¿qué hay más satisfactorio que afrontar las dificultades y encontrar maneras creativas de vencerlas?

    Estoy segura de que, apoyándonos unos a otros, vamos a conseguir lo que nos propongamos a medida de lo que cada uno de nosotros somos hoy.

    Saludos,

  18. says

    Es el miedo a lo incierto. También es la inversión en tiempo personal y económica que supone siempre, a veces inasequible.

    Si el resultado del cambio estuviera garantizado, o fuera mesurable a priori, los cambios serian más habituales y súbitos, es igual que en el libro que cita Amadeu Mestre.

    Pero no es solamente por el riesgo personal directo que implica, sino que suele haber un dilema, servidumbres, una dependencia a la que no se quiere o puede renunciar, para partir en busca del nuevo Almacen de Queso. Por ejemplo, partir hacia un país lejano,con futuro prometedor pero incierto, dejando atrás seres queridos. Dejar una actividad (para dedicarse a otra) que rinde mediocres resultados, pero que mantiene el stato quo.

  19. says

    En general lo desonocido asusta, y a muchos empresarios les asusta lo que no controlan. Poseen una estructura mental fosilizada, encarcarada…no hay gimnasia mental y hay un miedo terrible a delegar las novedades empresariales o tecnologicas que no controlan.

    Creo que la preparación intelectual y cultural es muy importante. Vivimos en un pais en el cual hay una “raza” de empresarios que se han hecho a si mismos, bajo unas circusntancias económicas irreales, corruptela, subvenciones…, hasta tal punto que un chimpance se podía hacer millonario vendiendo ladrillos y relacionados.

    En general, por mi propia experiencia, las empresas con mandos sin formación, baja cultura, etc… se rodean de subordinados “sumisos” y con pocas posibilidades de encontrar algo mejor, simplemente que “salten” cuando el que manda mas dice “ale-hop”. EL sindrome de Hibris abunda en este pais.

    Aplicando metodologias de trabajo como scrum, he podido ver todas estas carencias en multitud de empresas, se vislumbran o se descubren puestos que sobran y gente preparada que esta barriendo el almacén. En según que empresas hay lo que se llama “Los años en la nevera”. Llego a una empresa,”me encierro en la nevera”, pasan 5 años y soy jefe de departamento….si uno es bueno pelando patatas, no necesariamente será bueno para coordinar a los peladores de patatas. Súbele el sueldo, formalo para que forme a los futuros peladores de patatas.

    En conclusion, empresas con perfiles como el que hablo, son muy muy dificiles…por no decir imposibles de renovar.

    El nuevo empresario, no hablo el empresarios de hace 20 años y que aun siguen, el nuevo es mucho mas dinamico, por que el mercado y las circunstancias han cambiado.

    Las actitudes conservadoras o de “como ya me puedo comprar el BMW ya es suficiente” a corto/largo plazo hacen que las pequeñas, medianas empresas , empresas familiares, terminen cercadas, estancadas u obsoletas, a no ser que segundas generaciones porten nueva sangre, energías e ideas.

    Hay pereza y algunos creen que se le ha pasado el arroz. Creo que la mente es como un músculo, hay que ejercitarlo con nuevos retos, hay que practicar la predisposición al conocimiento y a escuchar lo nuevo.

    Creo que a nivel social/cultural hay prejuicios y miedo ajeno al que emprende aventuras empresariales, ya sea por desconocimiento o ignorancia.

    El tema da para hablar largo y tendido- Esto solo es un vuelo rasante y sin detalles que no creo que se tenga que tomar al pie de la letra y como una cosa generalista, pero, sucede mucho.

  20. says

    El miedo que es la causa primera (también la salida de la zona de confort, la economia personal, etc), que nos impide realizar el cambio y la asunción del riesgo.

    Qué es el miedo?: Es el TEMOR a lo DESCONOCIDO, a lo teórico y abstracto, y sus consecuencias.

    Este MIEDO que nos paraliza,si no somos de natural osados y valientes (otro diría imprudentes) es superable con CONOCIMIENTO, debemos pues hacer nuestra particular check list, sobre los escenarios que ideamos y despejar con antelación todas las incógnitas que se nos puedan plantear, y sus alternativas, solo así venceremos el miedo que nos paraliza. Sobre esa planificación también se requerirá alguna improvisación, pero esto lo aportará la serotonina que nos suministra el ver que conseguimos objetivos parciales en el camino de esta larga marcha.

    Gracias Isabel ,por tus habituales consejos

  21. Alvaro Martí says

    Lo desconocido siempre nos da miedo. Es un rasgo de nuestra naturaleza que debemos vencer para progresar y crecer, como personas y como especie.

  22. says

    Desde mi punto de vista, el problema es que nos acostumbramos a ir por la vida de forma automática, ejecutando las mismas rutinas cada día, como autómatas.

    Introducir cambios nos obliga a pensar a hacerlo primero de forma manual, siendo conscientes, ya que no tenemos la práctica, lo cual representa un esfuerzo al que no estamos acostumbrados y requiere más tiempo de dedicación, dedicación consciente, esfuerzo, por lo que en cuanto surge una urgencia, una crisis, etc. en nuestro día a día, volvemos a nuestra rutina y dejamos de hacer lo necesario para salir de ella. Entonces dedicamos las neuronas de nuestro cerebro a buscar la mejor excusa para justificar ese abandono, y siempre la encontramos, la mejor.

    En definitiva, nuestras neuronas son gandulas y nuestra voluntad muy frágil.

    Intentemos ser conscientes en todo momento de lo que estamos haciendo, practicando el aquí y ahora.

  23. says

    ¡Muy buenos puntos !

    El problema principal para no cambiar, es el MIEDO por falta de tener suficiente confianza en uno mismo.

    El entorno no ayuda. Es necesario que un amigo “mentor” te anime a realizar el cambio y te de suficiente confianza para hacerlo. Puede ser la chispa que necesitas.

  24. says

    Hola a todos!!! menudo debate se ha creado, Isabel, esto es fantástico!!!

    No quiero repetir muchas cosas interesantes que se han dicho pues nuestro tiempo es muy valioso. Pero si que quiero compartir una reflexión. “LAS CREENCIAS SON LIMITANTES”!!!

    Creemos que va a ser muy difícil salir de la crisis y que hacemos? quietos!!
    Creemos que este cliente no necesita nuestrso servicios y que hacemos? quietos!!
    Creemos que, para qué seguir formándonos, si nadie nos va a contratar y que hacemos? quietos!!

    No creamos tanto y HAGAMOS!!!!!

    Vamos a salir de la crisis NOSOTROS y por nuestros propios medios.
    Van a comprar nuestros productos y/o servicios, porque son buenos y los necesitan.
    Vamos a seguir formándonos, para adquirir mayores conocimientos y tener más recursos.

    Ánimo chicos que PODEMOS!!!!! un fuerte abrazo a TODOS!!!

  25. Esther Parra says

    Creo que la mayoría de empresas no cambian porque están en manos de managers y/o empresarios inadecuados: poco profesionales, inseguros, controladores, castigan el error.
    ¿Porque estos empresarios y managers son así?…No se. En algún momento dado estuvieron en el lugar, no se si decir oportuno o inoportuno, en el momento adecuado.

  26. Concha Gaudó says

    Reconozco que varias veces en mi vida he alargado situaciones insostenibles por miedo y que, al final, otros han tomado la decisión por mí.

    Me cuesta entender el poder de ese miedo que me ha llevado a caer varias veces en piedras parecidas, cuando después he sido capaz de encontrar mejores caminos, hacer cosas más interesantes y, sobre todo, sentirme mucho más feliz.

    Tal vez haya de repasar estos dieciocho consejos más a menudo para cambiar de rumbo más rápido y borrar definitivamente la palabra confort de mi diccionario: una maravillosa forma de mantenerme en forma.

    • says

      Hola Concha,

      la verdad es que tener miedo forma parte de nuestra naturaleza humana.
      Es un mecanismo que nos puede proteger de las amenazas externas.

      El problema es cuando no existe tal amenaza, y todo ocurre dentro de nuestra cabeza. A menudo no consideramos que el riesgo de no tomar una decisión es peor que el riesgo de tomarla y equivocarnos.

      Dicen que para acertar hay que acostumbrarse a tomar decisiones rápido, y creo que es una cualidad imprescindible de los empresarios.
      Por mucho que nos gustaría saber el resultado de una acción antes de tomarla… ¡ES IMPOSIBLE!

      Pero cuando confiamos en que sabremos gestionar cualquier circunstancia, deja de ser tan importante tener control sobre el futuro.

      ¡Gracias por tu aportación!

      Isabel

  27. says

    Hola a la comunidad Se Ese Uno,

    Miedo, inseguridad, falta de confianza, desilusión, falta de energía, riesgo …… son atributos que en gran o menor medida hacen que los proyectos,las ilusiones y las creencias no vayan al ritmo que nos gustaría.

    ¿De que depende que esto cambie? Unica y exclusivamente de Nosotros.

    LET’S GO ! ……A POR ELLO

    La lista me invita a la acción, pero de todas ellas me quedo con una “no pospongas los cambios”

    Un saludo

    Montse Sabadell

    • Santiago Emilio Diaz says

      Por lo que leo, la mayoría de vosotros coincidís en el miedo al cambio como causa de la mayoría de nuestros males en momentos de crisis, con lo que estoy de acuerdo, ya que en mi forma de actuar está el lema “Si no te gusta ¡cámbialo!”.

      Incluso (y sobre todo) relativo a esas “pequeñas molestias” que sentimos, a veces, interiormente con alguno de nuestros comportamientos externos.

      Para ello fue clave ver una película que os recomiendo encarecidamente, que no es más (ni menos) que “Sostiene Pereira”, basada en un libro del mismo título de Antonio Tabucchi, una delicia. Cuenta la vida de una persona conformista (podríamos decir, derrotada) que, en el invierno de su vida, sólo espera dejar pasar el tiempo como mero espectador de lo que a su alrededor acontece, incluso de su propia existencia; cuando conoce a otra persona (vitalista) que le hace reflexionar sobre su gris presente para, sin considerar su pasado reciente (o no), cambiar su futuro sin temor a la incertidumbre.

  28. Mauro García says

    Hola,

    Muchas gracias por estos tips. Son realmente claros, concisos e inspiradores.

    El miedo al cambio y a lo desconocido paraliza las personas, por eso no actúan, prefieren quedarse como están porque piensan que “más vale malo conocido que bueno por conocer” y no avanzan.

    Debemos animarnos al cambio, a probar cosas nuevas, a ver otras opciones, pero sobre todo, a actuar, que es lo que sacará a los autónomos y Pymes de este país adelante!

    Gracias de nuevo.

  29. Alfredo Leirós says

    Comprendo perfectamente los 18 puntos, aunque se me hace difícil compartirlos en su totalidad. Nadie es dueño de la verdad, sino de apenas “porciones” de la misma.

    Algunos puntos me resultan obvios y ante su enunciado solo puedo decir, “sí, yo lo hago así”. De pronto ejemplificar ayudaría a comprender mejor sobre todo si se habla de un futuro mejor.

    De aquello que decía Coelho sobre: “Cuando deseas alguna cosa, todo el universo conspira para que puedas realizarla”, aún no puedo dar fe.

    De todos modos voy a repasar los 18 puntos y trataré de aplicarlos hasta donde me sea posible.

    Muchas gracias.

  30. says

    Totalmente de acuerdo con todo. Salir de la zona de confort nos da miedo y el miedo paraliza.

    Llevo un tiempo dedicándome al coaching emocional, me doy cuenta de que muchos de los problemas o inseguridades que tenemos nacen en algún momento de nuestra vida cuando damos autoridad a alguien y este alguien, posiblemente inconsciente del “daño”, nos crea esa inseguridad con alguna sentencia o juicio hacia nosotros.

    Lo grave es que lo traemos al presente y no lo vemos, nos pasa en transparencia… comentarios como, “no sirves para eso”, “no te saldrá bien”, “¿que tontería haces?” etc.. nos crean inseguridad.

    Gracias por los 18 consejos, me lo pongo a la vista para no olvidar

    saludos

  31. Jesús Mª says

    El “miedo a no conseguirlo” o la “falta de coraje para conseguirlo”… En cualquier caso, una falta de coherencia y de responsabilidad…¿si no nos gusta dónde estamos,…porque no hacer el esfuerzo para salir de ahí?.
    Un abrazo

  32. says

    Hola Isabel,

    Hace dos meses entrenaba mis piernas con 27.5 kg de peso, 15 repeticiones en el gymnasio. Me costaba un poco, pero lo hacia porque es beneficioso y HABITO.

    Tomé 5 sesiones con un Entrenador Personal y el me pidió subir el peso, hasta llegar, hace un mes, a levantar 35 kg. La primera vez que levanté 35 kg me costaba muuuuuuucho, porque era estaba fueeeeeeera de mi zona de comfor. Ahora lo hago como una rutina.

    Si alguien me hubiera dicho antes de tener un entrenador personal que levantaría 35 kg le hubiera dicho no me interesa porque sabia que me costaría muuuuucho esfuerzo y porque no tenia alguien que me guiara y animara. (Disculpa mis errores lingüisticos)

    Tengo ganas a recibir tu regalo y verte a ti, Aharale y Eitan.

    Shalom

  33. says

    Hola,

    Creo que cuando uno tiene un negocio que hasta un momento ha funcionado, y que ahora no surgen los mismos resultados, piensa que el problema no viene dado por su gestión sino que son los demás que han cambiado.

    El mundo evoluciona y tu tienes que hacerlo con él y tener una mente joven en constante evolución e imaginación….un poco como el libro QUIEN SE HA COMIDO MI QUESO. Este explica muy bien que hay que reinventarse constantemente ya que hay muchos como uno mismo y tienes que intentar destacar para que te tengan en cuenta.

    Saludos

  34. Fesnan Pazos says

    Mi metáfora a la pregunta que haces es como cuando alguien no sabe nadar y se mete en una piscina por primera vez y se enfoca más en tener la certeza que se siente seguro si con los pies toca suelo y esto es una prueba de que no se angustiará ante la idea de que algo malo le podrá pasar como sería ahogarse, en vez de aprender a flotar y moverse dentro de ella, en definitiva es ese instinto de conservación que tenemos todos, lo que nos niega a atrevernos a hacer cosas nuevas.

  35. Yolanda González says

    Hola a todos,

    Gracias, Isabel, por este post, que me ha parecido muy bueno, y a todos los demás, por vuestros comentarios, con los que estoy absolutamente de acuerdo.

    Creo que la principal razón por la que tantísimos no hacen nada es porque, simplemente, es más fácil no hacer nada que ponerse el mínimo esfuerzo de hacer algo, lo que sea. Cuando alguien me viene con una idea yo cojo papel y miro de ponerla en claro con los puntos fuertes y débiles, viendo qué respuestas hay que contestar para poder llevarla a cabo.

    Mucha gente no se toma la molestia de buscar esas respuestas para sacar el proyecto adelante, así que mucho menos van a dedicarle los fines de semana y dinero. Si ellos no ponen su mínimo ¿tengo que poner yo el doble?

    A la hora de la verdad las ideas no sirven de nada si no las pones en práctica. Nadie te roba una idea, en todo caso te adelantan en la ejecución si es que la estabas llevando a cabo…

    El miedo… también. Tengo la impresión de que cuando estamos en lo alto de la pirámide de Maslow y vamos descendiendo por cuestiones como la crisis, al hacerlo poco a poco, nos acomodamos con el “podría ser peor” por pura cobardía-vagancia. Es como la charca que se seca poco a poco (o el queso que va desapareciendo), la rana no quiere notar que baja el nivel del agua, sólo es un poco… y llega a soportar niveles que, de haber sufrido de repente, la habrían hecho reaccionar.

    Cuando era pequeña vi una viñeta muy clarificadora con 4 cuadros:
    * el primero era un bebé en una cuna que pensaba “yo…”.
    * el segundo era el niño ya con 8-10 años que pensaba “de mayor…”.
    * el tercero era ya hecho hombre de mediana edad ante la tele pensando “haré…”.
    * y el cuarto era ya un viejo ante la misma tele diciendo “mierda, no hice nada”.

    No quiero que me pase eso. Se que tengo que mejorar la planificación de mis metas, organizarme mejor, disclipinarme más… y me he vuelto muy exigente, también con los demás. No me valen las excusas de que no sé qué hacer, no tengo tiempo o tengo muchas obligaciones. Las personas más ocupadas somos las que más hacemos, nos organizamos y optimizamos mejor lo que hay. Demuéstrame qué haces o déjate de gaitas, hablemos claro.

    A veces los más “castrantes” son los más cercanos, familia y amigos. Y a estos hay que decirles “no me vengas con tus miedos porque al mundo le importa un pito que yo acierte o fracase”. El mundo no está pendiente de nuestros fracasos. Ser prudente está bien, no hace falta arriesgarlo todo por un nuevo proyecto, se pueden ir haciendo pruebas. Pocos pueden empezar un negocio en el centro de su ciudad, empezamos en casa o en el garaje ¿no?

    No todo el mundo tiene el mejor perfil emprendedor pero está dispuesto a arriesgarse. Con esos puedo trabajar, pero no voy a tirar de alguien que se ofrece para ayudar en lo que sea pero no sacrifica horas fuera de su jornada laboral de 35 horas. Que sigan disfrutando el fin de semana y sus vacaciones y que no me vengan con que tuve mucha suerte. La suerte nos encontró trabajando a todos en los 18 puntos de más arriba…

  36. says

    Los tiempos de crisis nos han hecho replantear muchas cosas y cambiar nuestro rumbo ya unas cuantas veces. Por una parte me gusta que sea así, me hace replantearme si lo que había estudiado era realmente lo que quería y si el trabajo que me esperaba era realmente lo que me gustaba.

    No se si era así, pero antes no me lo planteaba y ahora si. Esto es bueno.

    Por contra, uno se encuentra en el vacío, con el miedo al qué hacer y como llegar a ello.

    Pero siempre hay esperanza. Creo que todos tenemos un camino que queremos seguir, sabemos nuestras pasiones y nuestras habilidades y con esto podemos aprender a escucharnos y saber por donde va nuestro camino de ahora en adelante.

    Me encantan los 18 puntos, los releeré para seguir formando mi camino.

    Un saludo,

    Marta

  37. Felipe Javier says

    Encontre que los 18 consejos fueron muy útiles.
    A pesar de ser jóven aprendi a tomar todos esos consejos y he sacado en conclusión que el miedo no existe.
    Es solo una excusa para no atreverse a hacer las cosas.
    ¡¡Es solo miedo al miedo!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *