6 formas de conseguir el apoyo de tu pareja en tu negocio

Un negocio es una aventura constante. También es uno de los desafíos más gratificantes, sobre todo si pensamos que nos permite expresar nuestro valor y alcanzar nuestro máximo potencial.

Es aún más gratificante cuando eres capaz de crear un entorno que te apoya en el proceso de empezar y hacer crecer tu empesa.

Cuando Aharale y yo empezamos Se Ese Uno, mucha gente nos decía: “Será difícil trabajar juntos. Llevar un negocio es ya lo bastante duro como para tener lazos emocionales con los socios”.

Es frecuente oir esto, pero Aharale y yo no somos los únicos que hemos empezado un negocio con la familia.

Hace unas semanas Aharale y yo celebramos nuestro 10º aniversario, y puedo decir honestamente que empezar una vida juntos ha sido la mejor decisión de mi vida. Empezar un negocio juntos está ahí ahí compitiendo por el primer puesto.

En muchos sentidos soy yo la cara visible durante nuestras formaciones, pero los resultados que tenemos son totalmente mérito de ambos.

Y al final de nuestros cursos, más de una persona me ha preguntado: ¿Cómo puedo yo conseguir que mi pareja me apoye en mi negocio, de la forma que lo hacéis vosotros?

Por eso hoy quiero compartir contigo algunas lecciones que he aprendido en estos años con respecto a cómo conseguir el apoyo de tu pareja en tu negocio (sea tu socio o no).

1. Tu pareja no puede leer tu mente

No todo el mundo ha tenido la oportunidad de adquirir una gran mentalidad empresarial. Incluso la mayoría de emprendedores fueron primero empleados, y cuando llegó el momento dieron el salto y quisieron empezar un negocio. Es un viaje con bastantes altibajos.

Esperar que tu pareja apoye una idea a medio cocinar es seguro motivo de conversaciones difíciles.

La mejor forma de conseguir el apoyo es si tus decisiones y pensamientos están claros para ti, y saber POR QUÉ haces lo que haces. Si tu decisión de emprender se basa en que estás frustrado en el trabajo, no esperes recibir mucho entusiasmo ante los grandes cambios que se avecinan.

Ten claro qué es lo que quieres conseguir trabajando por tu cuenta, y reflexionando POR QUÉ ahora. Te será más fácil comunicarlo con la otra persona.

2. Haz los deberes

No es suficiente hablarle a tu pareja de tu visión. Por eso, antes de hablar con el otro haz los deberes y busca información y datos que te ayuden a presentar tu idea. Piensa de forma estratégica:  a quién quieres ayudar, qué necesitan, quiénes son tus competidores, qué te hace mejor que ellos.

Si quieres ganarte el apoyo de tu pareja, desarrolla un plan con pasos, y qué vas a hacer para apoyar a tu familia si la cosa no va tan bien como te gustaría.

3. Haz números

Para conseguir el apoyo de tu pareja, primero tendrás que ponerte en su lugar y ver el problema desde su perspectiva.

Una de las mayores preocupaciones es qué va a ocurrir a la economía familiar. Tranquiliza a la otra persona teniendo un plan de cómo cumplir con las necesidades económicas de la familia. Si muestras que has pensado en los detalles, esto hará mucho a la hora de resolver las dudas del otro.

4. Escucha

Igual que vas a tener que aprender a escuchar bien a tus clientes, podrás practicar esta habilidad con tu pareja. Pregunta y escucha. No te pongas a la defensiva.

Tu pareja es como tu futuro cliente. Invierte el tiempo para realmente descubrir qué respuestas necesita y tómatelas en serio.

5. Habla de los beneficios

Tu decisión no sólo va a cambiar tu vida, sino que también cambiará la vida de tu familia. Y conseguir que tu pareja te apoye es como cualquier otra “venta” que tendrás que hacer: Céntrate en los beneficios para la otra persona.

6. No te tomes las críticas de forma personal

Si tu pareja contesta a tus ideas con preguntas difíciles o serias dudas – no quiere decir que no te apoye.

Sus preguntas sólo indican que no has dado respuesta a los miedos que le vienen a la cabeza. Responde a todas sus preguntas sin impacientarte o exasperarte, y hazlo hablando en SU idioma. Utiliza datos de mercado que apoyen lo que dices: estadísticas, estudios, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *