7 consejos para mejorar el equipo de trabajo (Parte I)

 

Equipo-de-trabajoTanto si tienes empleados como si eres un ejército de uno… la motivación en el trabajo es esencial para tener la energía alta, conseguir que el negocio funcione y sentir satisfacción y orgullo.

Este artículo es especialmente interesante, por lo que vas a leerlo en dos partes.

Me gustaría leer tus comentarios al final, así que ¡no te cortes con tus ideas y aportaciones!

¿Por qué la motivación en la empresa es importante?

Los dueños de muchas empresas hablan de crear equipo, trabajar en equipo, etc… pero muy pocos saben cómo construir un equipo de trabajo motivado, productivo y feliz.

La sensación de pertenecer a un equipo es resultado de sentir que somos parte de algo más grande que nosotros mismos.

En un ambiente con buen espíritu de equipo, cada miembro contribuye al éxito conjunto de la organización, sin peros, sin comparaciones y sin dependes.

Como en muchas relaciones, al principio ambas partes ponen ilusión, paciencia y ganas de sincronizarse.

Genuinamente todo nos parece bien y somos capaces de perdonar al otro por sus limitaciones.

Pero pasa el tiempo y la ilusión se ve sustituida por el aburrimiento, la frustración y el desencanto.

Las 2 partes dejan de dar el 100% y empiezan a mirar cuánto se implica el otro antes de implicarse.

Surgen los problemas porque en vez de mirar al problema hombro con hombro, en la misma dirección, los miramos frente a frente

Cada uno empieza a justificar su postura mirando el problema desde su perspectiva —que siempre es limitada— pensando que es “la verdad” o que tiene “la razón”.

Te lo explico con un ejemplo:

El empresario hace un esfuerzo por crear un puesto de trabajo y adquirir la responsabilidad de pagar un sueldo cada mes.

Por eso se siente con derecho a esperar que el trabajador haga de todo, que esté comprometido con la empresa, que complete el trabajo incluso si se pasa del horario convenido, etc.

Piensa que si él paga, el trabajador no sólo ha de venir al trabajo: ha de venir a trabajar duro, hacerlo bien y con una sonrisa. ¡Faltaría más!

El trabajador, por otro lado, lleva un tiempo esforzándose por contribuir, hace un esfuerzo por completar las tareas, pero la sensación es que este esfuerzo no parece marcar la diferencia.

Quizá los resultados de la empresa no mejoran visiblemente, o quizá no recibe el aprecio que él espera a cambio de su esfuerzo.

Quizá siente que no le pagan lo suficiente o que el hecho que le paguen no es suficiente.

El trabajador mira a la empresa, al empresario o la organización y ve que hay deficiencias. Se vuelve loco por el caos, las contradicciones y la falta de aprecio hacia su trabajo.

Por eso se siente con derecho al sueldo que recibe a cambio de venir a trabajar, siente que “ya hace suficiente por lo que le pagan” y resiente que le exijan más y más.

¿Te suena?

Si es que sí, quiero darte en este artículo unas claves para mejorar el espíritu de equipo y animarte a crear en tu lugar de trabajo un ambiente positivo.

CONSEJO 1: Clarifica las expectativas

Todos queremos trabajar en un ambiente profesional, honesto y relajado.

Pero esto son tres valores, tres conceptos abstractos que significan cosas diferentes para cada ser humano.

Para alguien el trabajo relajado significa que no se habla a gritos mientras que para otro significa que los horarios son flexibles.

Mi consejo para ti es:

Siéntate con tu equipo e invita a cada uno a decir 2 ó 3 cosas que son importantes para cada uno para trabajar a gusto y rendir al máximo.

Después, pregúntales qué ha de ocurrir o qué NO ha de ocurrir para cada uno de estos valores, y entre todos cread “hábitos”, “rituales” o “reglas”.

Acciones concretas y sencillas que se pueden hacer en el día a día y demuestren que la empresa da importancia a las personas y sus expectativas.

CONSEJO 2: Define bien las tareas y responsabilidades de cada uno. Asegura que las partes estén bien coordinadas.

Uno de los retos grandes de un grupo que quiere moverse en una dirección, es definir la claridad sobre los roles y responsabilidades individuales.

Si alguien ve que está haciendo un trabajo que al final no aprovecha el conjunto, porque no es importante o porque también lo hace otro, es fácil que se desmotive. Total… ¿para qué?

Mi consejo para ti:

Pregúntate:

  • ¿Cómo de claro tiene mi equipo cuál es el rol específico de cada uno?
  • ¿En qué puntos se solapan las responsabilidades de dos personas?
  • ¿Cuánto sabe cada uno sobre las responsabilidades y tareas de los demás?

Ir al post 7 consejos para mejorar el equipo de trabajo (Parte II)

¿Hay algo que quieras comentar? ¿Cómo haces tú para mantener la motivación alta en tu empresa? ¿Y para motivarte tú?

¡Gracias por comentar!

Isabel

¿Te ha gustado el post?
Suscríbete a nuestro artículo de los martes
para no perderte otros post como este
y
actualizaciones interesantes del blog

 

The following two tabs change content below.
Isabel es autora de este blog y experta en formación de marketing y ventas para PYMEs y autónomos. Si quieres hacer crecer tu negocio y convertir tu pasión en ingresos, este sitio es para ti. ¡No dudes en suscribirte para recibir contenidos exclusivos!

Latest posts by Isabel Anthony Torres (see all)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *