¿Cuándo debo usar una férula de descarga?

Si crees que tienes algún problema bucal, lo más recomendable es asistir a una Clínica Dental En Cuenca, o la más cercana a tu domicilio. Allí podrás ser examinado por un especialista que puede determinar el tipo de afección que padeces y el tratamiento más adecuado. Sin embargo, en este artículo te daremos una información de orientación en caso de padecer bruxismo. ¿Cómo saberlo? Y ¿por qué usar una férula?

¿Qué es el bruxismo?

Es considerado un trastorno, en el cual se rechinan, aprietan o crujen los dientes de forma inconsciente; puede ocurrir tanto de día como de noche. Es una afección que cada día afecta a más personas debido a los altos niveles de estrés a los que están sometidos. Es importante conocer los síntomas y así saber cuándo es necesario acudir al especialista por tratamiento.

Síntomas que nos indican la necesidad de una férula

Como el bruxismo suele aparecer de forma inconsciente o mientras duermes, muchas personas no perciben los síntomas hasta que el trastorno ha avanzado, ocasionando daños en los dientes y la salud bucal. Por ello, es importante que prestes atención a las siguientes preguntas:

  • ¿Sientes dolor de mandíbula al despertar?
  • ¿Te cuesta abrir la boca?
  • Cuando bostezas ¿te duele la mandíbula?
  • ¿Se te hace difícil morder?
  • ¿Escuchas sonidos de chasquidos cuando abres la boca o cuando masticas?
  • ¿Se te ha movido la mandíbula de forma involuntaria?
  • ¿Sientes dolor de oído producto de algún dolor de la boca?
  • ¿Tienes dolores de cabeza y cuello?

Si la respuesta es afirmativa para dos o más de estas preguntas, debes asistir a una clínica dental para ser atendido y determinar la causa de los síntomas, y si la férula de descarga es una opción para ti.

¿Qué es la férula de descarga?

Es una férula dental elaborada en plástico de unos 3 milímetros de espesor, la cual se coloca fácilmente en las arcadas dentales, evitando el contacto entre estos, previniendo los rechinados y los daños en las piezas dentales. Además, ayuda a relajar los músculos de la mandíbula, permitiendo su correcta articulación.

Durante los primeros días de su uso puede causar excesos de saliva y problemas para hablar, pero generalmente se usa por las noches. Es el dentista quien va a determinar el uso y él controlará el avance del tratamiento con la férula. Es importante llevarla siempre a la consulta para hacer revisiones y ajustes, en caso de ser necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *