¿Es negocio vender bebés reborn?

Cuando pensamos en emprender cualquier negocio se estudian las posibilidades de los artículos a vender; entre el abanico de opciones que podemos conseguir, está la venta de los bebés reborn. El mercado de los juguetes ha sido marcado por estos hiperrealistas muñecos, que han calado en el corazón de los niños y de una buena parte de las mujeres y de algunos hombres también.

Estos muñecos han logrado posicionarse en las principales jugueterías, lo que garantiza que es un artículo que llega a venderse con frecuencia; además, cuenta con una gran cantidad de accesorios que complementan la ternura de estos juguetes. Sin embargo, para decidir si puede ser un buen negocio o no, es bueno conocer las respuestas a preguntas como ¿Qué son estos bebés? ¿De dónde vienen? ¿Por qué mueven tanto las emociones?

Para vender cualquier producto es necesario conocerlo, admirarlo y hasta quererlo, para trasmitir esas emociones al cliente interesado y lograr satisfacer su deseo de obtener algo para su uso o para hacer un regalo a alguien especial, como una hija o esposa. Por esto, iremos respondiendo de forma sintetizada a estas interrogantes.

¿De dónde vienen los bebés reborn?

La inspiración de crear muñecos hiperrealistas fue tomando cuerpo en Alemania en el tiempo de la segunda guerra mundial; teniendo en cuenta los años difíciles de este periodo lamentable de la historia humana, las madres, tratando de dar alegría a sus hijas, empezaron a desarrollar técnicas para que las muñecas se vieran lo más real posible.

A través de los años fue creciendo una industria en torno a ese objetivo claro y preciso, pero con el toque del amor maternal detrás. Para la década de los 90 del siglo pasado, en los Estados Unidos se dio uso a estos muñecos por una gran cantidad de personas, diversificando su producción, variedad y calidad hasta los días actuales.

¿Juguetes u obras artísticas?

Se pudiera decir que ambas, pues hay que valorar el gran trabajo artesanal de darle el aspecto real a estos muñecos. Sus artesanos han desarrollado al máximo su creatividad, combinando color, estilo y hasta vivencias, para que el aspecto de cada bebé reborn sea único, a menos que tenga un gemelo. Por otra parte, en algunos lugares como España algunos llegan a considerarlo como inapropiado.

Pero al conocer un poco más el proceso, nos damos cuenta de lo laborioso que es fabricar estas piezas usando el conocido método Reborning, como base de la producción de estos muñecos. Pero lo que quizás más llama la atención es cómo se logra un gran realismo, tanto en expresiones faciales como en la textura, las extremidades y hasta su peso; lo que cautiva a una parte importante de personas.

¿Por qué mueven tanto las emociones estos muñecos?

Por muy sorprendente que parezca, los bebés reborn están dirigidos en especial a dos mercados del género femenino. Por una parte, tenemos a las pequeñas de la casa; y por otra parte, a mujeres adultas que se enamoran de ellos y los cuidan o atienden como si fueran bebés reales, en algunos casos como parte de una patología, de un tratamiento o por gusto simplemente.

Algunos especialistas los han usado en terapias temporales como parte de un tratamiento a tiempo determinado. Pero es algo que, como inversor, solo se debe tener en cuenta como conocimiento general; pues lo que cada persona decida hacer es un asunto privado. Lo que si puedes es probar e incorporar a tu negocio este tipo de juguetes hiperrealistas y ver en un plazo su rentabilidad.

Así que, como en cualquier negocio, se puede tener éxito o fracaso, pero lo que deja la experiencia es intentarlo con algo nuevo innovador. Y tal vez hasta tengas tu propio bebé reborn.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *